El agua que sale por los grifos es potable, a pesar de su olor y sabor.

Reyes Santos/SEGOVIA

El Ayuntamiento tranquiliza a los segovianos por el estado del agua cuyo consumo no plantea problemas para la salud.

La causa está en la aparición de un determinado tipo de algas en el Pantano del Pontón, debido a los cambios de temperaturas, provocando un ligero olor a moho y cierto sabor atípico que se ha podido comprobar en los últimos días. Esta proliferación de algas ha ocasionado la pérdida de calidad en el agua bruta del pantano que llega a la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) con un empeoramiento en las características del agua, afectando a los vecinos de la capital y a las poblaciones del alfoz de Segovia.

Por ello, el Ayuntamiento en colaboración con Aqualia (empresa adjudicataria de la gestión integral del Servicio de Agua de Segovia) ha decidido mezclar el agua procedente del Pontón Alto con la del embalse de Puente Alta de Revenga que, hasta la fecha, no sufre problemas de proliferación de algas, para paliar el problema. Diariamente, se realizan los análisis para el control del agua, que se distribuye a la población, como exige la normativa sanitaria vigente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR