El censo de otoño del Refugio de Rapaces de Montejo contabiliza entre 850 y 924 buitres leonados

Cristina Sancho / SEPÚLVEDA

Unos 65 ornitólogos de todo el país ayudaron a contabilizar otras rapaces, aves acuáticas, mamíferos y anfíbios.

Bajo unas condiciones meteorológicas muy adversas, con nieve, niebla,  lluvia y bajas temperaturas, un año más, y ya son 31, más de sesenta y cinco ornitólogos de distintas provincias españolas –Alicante, Barcelona, Burgos, Cantabria, La Rioja, Madrid, Segovia o Toledo-, participaron en el censo de otoño, en el Refugio de Rapaces de Montejo y su entorno (nordeste de Segovia, sur de Burgos, y suroeste de Soria). 

Coordinado por Juan José Molina Pérez, y organizado por el Fondo para el Refugio de las Hoces del Riaza ya se conocen los resultados provisionales con cifras que han sorprendido en comparación con ediciones anteriores. Entre los datos trasladados desde el propio Fondo destacan los 846-850 buitres leonados registrados, número que puede subir a 924 buitres como mínimo, si se consideran también los datos del anochecer del sábado. En estas cifras se han incluido, como en ocasiones anteriores, y previa consulta con los observadores correspondientes, los buitres que debieron pasar la noche en campos cercanos al comedero de Campo de San Pedro.

Buitre leonado-Francisco Jesus Fdez

Buitre leonado volando en plena nevada / Francisco Jesús Fernández Herrera

También se visualizaron al menos seis buitres negros y en los días anteriores se visitaron los cinco comederos de buitres de la comarca, en casi todos los cuales se observaron festines. Se vieron buitres anillados de distinta procedencia, algunos venidos de lejos.  También se observaron 13 especies de rapaces diurnas, que son todas las que pueden verse en esta época en la zona sin contar las accidentales o extinguidas; desde el aguilucho lagunero, hasta el elanio azul o el esmerejón. Así  mismo, se detectaron al menos tres especies de rapaces nocturnas: el búho real, el mochuelo y el búho chico.

Entre el embalse de Linares, las zonas húmedas del sur de Burgos, y algunos parajes más, se registraron al menos 24 especies de aves acuáticas,  un número bastante alto para la región. Entre ella, destacan dos que se citan por primera vez en el censo de otoño, un flamenco joven y dos zampullines cuellinegros, todos ellos en los humedales burgaleses; y cuatro porrones moñudos, en el embalse de Linares. Del mismo modo, se visualizaron al menos 47 especies de aves no paseriformes, desde dos avutardas en los páramos del nordeste segoviano, hasta alguna agachadiza en los humedales burgaleses.  También se detectaron como mínimo 51 especies de aves paseriformes; incluyendo algunas tan interesantes como el avión roquero, la collalba negra, el roquero solitario, el herrerillo capuchino, el gorrión molinero, el escribano palustre, etc.

Otras de las cifras que destacan desde el Fondo del Refugio son nueve especies de mamíferos. Desde una manada de seis jabalíes cruzando el río Riaza filmadas por Jorge Hernandez o un gato montés. También se registraron al menos 3 especies de anfibios entre los que destacan seis sapillos pintojos..

Al margen del trabajo que supone el censo de especies también hubo tiempo para el análisis en la Asamblea General del Fondo para el Refugio donde se comentó la grave situación de los buitres en gran parte del mundo, con alarmantes datos recientes. Además se presentaron las nuevas hojas informativas sobre el refugio que se pueden encontrar en www.naturalicante.com y se celebró una misa en honor a las personas fallecidas vinculadas al Refugio de Rapaces.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR