La Junta y el sector agrario estudian medidas para acabar con el topillo campesino

Marta de Pablos / SEGOVIA

La Junta de Castilla y León a través de la viceconsejera de Desarrollo Rural, María Jesús Pascual, ha trasladado a las organizaciones profesionales agrarias las últimas actuaciones llevadas a cabo para luchar contra el aumento de la presencia de topillos en algunas parcelas de distintos municipios de nuestra comunidad.

TOPILLO CAMPESINOEl Plan Director de Lucha contra Plagas Agrícolas de Castilla y León contempla la monitorización sistemática geográfica y temporal del seguimiento de las poblaciones de topillos campesinos.

Dentro de este procedimiento también se contempla el sistema de recepción de avisos al agricultor mediante la atención directa a posibles alarmas por presencia de este animal. En concreto en Segovia se han instalado 3.

Fruto de este sistema de vigilancia, en los meses de agosto y septiembre de 2013, se comprobó la existencia de zonas en la Comunidad donde la población de topillo campesino había experimentado un aumento. En Segovia se localizaron en Cuéllar. Para acabar con esta plaga la Comisión de roedores y otros vertebrados del Comité Científico de Lucha contra las Plagas Agrícolas de Castilla y León, se acordó la puesta en marcha de distintas medidas, quemas controladas y limpieza de cubierta, encaminadas a reducir el número de roedores a través de una estrategia basada en modificar el hábitat adecuado para el topillo y en potenciar la acción de sus depredadores. Las condiciones climatológicas (heladas, fuertes vientos y lluvias continuadas) complicaron las actuaciones a desarrollar.

Ante estas dificultades, y a la vista de que la presencia del topillo campesino se hacía cada vez más visible  se han desarrollado cuatro evaluaciones sobre el terreno para conocer la situación.

Las medidas que se han desarrollado en estas zonas son: la realización de quemas controladas de cubierta vegetal en vías de dispersión, como son cunetas, lindes y desagües, siempre que la climatología lo permita. Unas quemas que se realizaron una vez concluido el periodo de riesgo de incendios en la Comunidad, con el informe favorable de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y con el control específico del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y de la Guardería Forestal. Unas quemas en zonas muy concretas e intentando potenciar la actuación natural de los vertebrados depredadores. Las condiciones climatológicas adversas del periodo destinado a esta acción impidieron que pudieran realizarse en la mayor parte de las zonas en las que estaba previsto.

Además de estas medidas, desde que se detectó el incremento de población de topillo en algunas zonas de la Comunidad, se ha dado a los agricultores, a través de las más de 1.000 Juntas Agropecuarias Locales y de los Ayuntamientos, una serie de recomendaciones para realizar en sus parcelas con el objetivo de reducir la población de estos roedores.

Entre ellas, vigilar los cultivos y plantaciones, realizar laboreo en las parcelas agrícolas, removiendo el terreno cuando se pueda, en los casos de cunetas y lindes con cubierta vegetal escasa o de porte muy bajo, donde se observe presencia de topillo, o en sus proximidad sería conveniente mantenerlas desnudas por medios mecánicos o mediante la aplicación de herbicida, hasta que los cultivos adyacentes estén instaurados y en desarrollo, etc…

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR