El Cristo de la Esperanza logró completar a la tercera su estación de penitencia tras dos años de suspensiones

IMG_1668

David Matarranz/SEGOVIA

La Hermandad de la Soledad Dolorosa completó ayer su estación de penitencia con la imagen del Cristo de la Esperanza portada por una cuadrilla de costaleros. Se da la circunstancia de que esta procesión del Martes Santo segoviano se suspendió en los dos últimos años por la lluvia y no conocía lo que era llegar a la Catedral. El cortejo consiguió cumplir y escribió una cita histórica para esta Hermandad.

A la tercera pudo ser. Tras dos suspensiones por la lluvia en los años anteriores, ayer el tiempo se alío con los cofrades de Santa Eulalia, con una tarde impropia de nuestras tierras, con temperaturas ronzando los veinte grados. Todo era perfecto para la salida en procesión del Cristo de la Esperanza desde su sede en su templo al inicio de José Zorrilla. La cita era histórica y los segovianos así lo entendieron, abarrotando las zonas aledañas a la iglesia de Santa Eulalia.

Bajo la dirección del capataz, Javier Gómez, y con la ayuda de Sergio Barea en la dirección del paso, los costaleros del Cristo de la Esperanza iniciaron su faena para portar su imagen con estilo hasta la seo segoviana. Tras pasar por José Zorrilla y Somorrostro, doblaron en dirección Independencia y Gobernador Fernández Jiménez, en lugar de su habitual recorrido por Muerte y Vida y San Francisco debido a las obras de mejora de las calles citadas.

Ya en Fernández Ladreda se vivieron los momentos más estéticos, como el giro de 180 grados en la Plaza del Azoguejo, con el Acueducto milenario al fondo. La levantadas a pulso se sucedieron para iniciar cada “chicotá” al ritmo de la banda de tambores y cornetas de su Hermandad que puso el acento musical a la procesión. Uno de los momentos más emotivos se produjo frente a la Casa de los Picos, cuando los costaleros dedicaron una levantada en memoria del cargador del Cristo del Mercado fallecido el año pasado, Adrián Callejo, dando prueba de hermandad y camaradería con el resto de las cofradías segovianas.

En la presidencia de la procesión estuvo la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, acompañada por miembros del equipo de gobierno y oposición municipal, así como por el presidente de la Junta de Cofradías, Miguel Hernández; los cuales  acompañaron al presidente de la Hermandad de la Soledad Dolorosa, Félix Santiuste y al resto de su junta directiva.

La procesión de los Cinco Misterior resultó un éxito y la edición de 2014 quedará para enmarcar. Se gana un lugar de privilegio en el Martes Santo de la Semana Santa Segoviana.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR